Cookies de chocolate

Para estrenar este blog os voy a enseñar una de mis recetas estrella. La verdad es que es una receta muy sencilla; pero el éxito en ella radica en las aportaciones que le añadas tú a ella.

La traducción de “cookie” es “galleta” pero, a pesar de ello, lo primero que nos viene a la cabeza al escuchar esa palabra es la famosa cookie americana. Y eso es lo que vamos a aprender a hacer. Aunque a mi estilo.

Los ingredientes que vamos a necesitar son:

  • 500g de harina
  • 200g de azucar moreno
  • 100g de azucar blanco
  • 250g de mantequilla
  • 300g de chocolate con leche
  • 200g de chocolate negro cortado en pepitas
  • 2 huevos
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla
  • 2 cucharaditas de levadura para repostería
  • 1 pizca de sal

Elaboración:

Ponemos en un cazo la mantequilla y el chocolate con leche y lo ponemos a fuego bajo. Cuanto más troceados estén más rápido se licuarán.

Una vez se hayan licuado apagamos el fuego y añadimos los azúcares, la vainilla, los huevos, la levadura y la sal. Removemos hasta obtener una mezcla homogénea y lo dejamos reposar.

Mientras tanto, tamizamos toda la harina. Este paso es importante para que la masa nos quede más ligera y esponjosa.

Una vez tamizada la harina la vamos añadiendo poco a poco a nuestra mezcla de arriba, removiendola a medida que añadimos la harina.

La masa debería de haber tomado este aspecto

La masa debería de haber tomado este aspecto

Después, añadimos las pepitas de chocolate negro.

A continuación, dejamos reposar la masa en un colador. La finalidad de esto es eliminar la grasa sobrante. Hemos mezclado mantequilla con chocolate, y ambos son tan grasientos que la masa exudará grasa por todas partes.

Ahora, con ayuda de una chuchara cojemos montoncitos de nuestra masa con los que haremos las galletas (el tamaño es a tu elección, aunque yo te recomiendo el tamaño de galleta standard) y las iremos depositando en una bandeja cubierta por papel para el horno.

Esta es una buena forma de colocar las galletas.

Esta es una buena forma de colocar las galletas.

Para hornearlas necesitaremos haber precalentado el horno a 180 grados (aunque esto dependerá, entre otras cosas, del grosor que hayas dado a tus galletas).

Una vez esté caliente, meteremos la bandeja en el horno y las dejaremos unos 10-15 minutos. A partir de los 10 minutos hay que estar pendiente del color que van tomando para sacarlas cuando estén a nuestro gusto.

Por último, espera a que se hayan enfriado del todo para comerlas. Hasta que no están frías no quedan crujientes.

Una vez horneadas deberían quedar así. Estas no tienen pepitas porque no tenía chocolate negro. Cuando haga más sacaré foto.

Una vez horneadas deberían quedar así. Estas no tienen pepitas porque no tenía chocolate negro. Cuando haga más sacaré foto.

Notas:
La levadura puedes sustituirla por bicarbonato, pero en ese caso, no eches sal. Este elemento ya es salado por sí mismo.
El chocolate negro no es obligatorio. Y, en caso de incluirlo puede ser del tipo que sea. Aun así, recomiendo evitar el chocolate con leche. Se deshace demasiado rápido y las pepitas quedan feas.
Puedes sustituir el extracto de vainilla por azucar vainillado.
Al poner las galletas en la bandeja asegurate de dejarles sitio. Gracias a la levadura se hinchan y podrían pegarse entre ellas.