Kimchi coreano

Dentro de la cocina coreana, el kimchi es uno de los platos más importantes. Se prepara de muchas maneras. Prácticamente existe una forma de preparar por cada casa en la que se cocina. Suele estar elaborado a base de col china, aunque también se suele preparar con nabos u otras verduras. Tras un proceso de inmersión en salmuera, y curado después en una especie de adobo, se obtiene un producto que puede dejarse fermentar y que recuerda en cierta manera a los encurtidos.

El kimchi coreano es un plato que puede consumirse tanto como plato principal como en guarnición. Combina especialmente con el arroz blanco y con las carnes a la parrilla.

Los ingredientes que vamos a necesitar son:

  • 1 col china
  • 2 litros de agua
  • 100g harina de arroz
  • 3 cucharadas de pasta de soja
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 4 dientes de ajo
  • 1 trozo de jengibre
  • sal gorda
  • Pimentón picante
  • Salsa concentrada de pescado
  • Granos de sésamo

Elaboración:

Comenzaremos troceando la col y separando sus hojas del tronco principal, que trocearemos también. Ahora, en un bol grande, prepararemos una salmuera con los dos litros de agua y 250g de sal gorda, donde introduciremos la col china; dejando que repose unas 12 horas.

En un mortero, vamos a machacar los ajos y el jengibre, hasta obtener una pasta. En otro recipiente pondremos la harina y el pimentón picante, los cuales mezclaremos con agua fria, poco a poco y removiendo despacio, hasta obtener una mezcla homogénea. Una vez disuelto, añadiremos nuestra mezcla de ajo y jengibre.

A continuación, añadimos el azúcar, la pasta de soja, los granos de sésamo a nuestro gusto, cuatro cucharadas de la salsa concentrada de pescado y nuestra col previamente enjuagada. Lo mezclamos bien, para que la col se impregne totalmente de la mezcla y, tras guardarlo en un recipiente con cierre, lo dejamos en la nevera unos días para que fermente.

Notas:
Todos los ingredientes se pueden encontrar sin dificultad en cualquier tienda de alimentos orientales.

Consumido los dos primeros días, los sabores salados y picantes son los que más destacan. A partir del octavo, el toque ácido se deja ver con más fuerza.

En Corea, se utiliza este procedimiento para conservar las verduras durante el invierno. Normalmente, utilizan unas tinajas especiales en las que se guarda el kimchi mientras fermenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*